Desde hace tiempo, las marcas y el mercado en general, han ido evolucionando. Una nueva conciencia ecológica y de responsabilidad con el entorno, ha dado paso a una  corriente en la que a la hora de comprar, las materias primas, el proceso de producción y el producto final, sí importan.

En los últimos meses, hemos podido ver noticias vinculadas al movimiento ecológico y a la inmediata necesidad de reducir plástico de los mares y del planeta en general. Una portada de National Geographic, daba la voz de alarma y mostraba la contaminación que sufre nuestro planeta, un mundo de plástico que pide ayuda. A raíz de ello, han aparecido noticias y medidas relacionadas con el tema. Las pajitas de plástico se han convertido en foco de atención y se pretende su sustitución definitiva, por alternativas más respetuosas con el medio y 100% biodegradables. Grandes empresas y países enteros ya tienen sus propias cruzadas contra este producto y contra el plástico en general.

Otro de los enemigos a batir, son las bolsas de plástico. Campañas como; “10 minutos de uso, 400 años en desaparecer de la naturaleza”, intentan convencer de la problemática existente y de la necesidad de hacer cambios drásticos en la manera en la que consumimos. Con las nuevas legislaciones Europeas, el continente pretende reducir su consumo en un 90% a corto/medio plazo. Grandes superficies ya se han comprometido a eliminar definitivamente el uso de plástico en sus packagings y a utilizar propuestas biodegradables.

Pero no sólo el plástico tiene consecuencias para el planeta, en áreas de calzado y textil por ejemplo, los procesos de producción con componentes químicos, contaminan de manera notable debido a sus emisiones de CO2. Algo, que se puede reducir, con tratamientos más ecológicos y sostenibles, como la curtición vegetal. En Martin Natur lo llevamos realizando desde el inicio de nuestra empresa.

 

La gente, en los últimos años, es más propensa a adquirir productos con una mayor vida útil. Con materiales de calidad y eliminando, de manera notable, los componentes químicos en cada uno de los procesos. Esta corriente por lo natural, viene dada por un cambio de conciencia y por un aumento del número de alergias e intolerancias provocadas por sustancias como el cromo. Todo esto, provoca que el consumidor busque opciones alternativas mucho más naturales y artesanales. En Martin Natur, siempre hemos tenido una conciencia ecológica, que respetase tanto al planeta, como al consumidor final, aportando a nuestro clientes un valor añadido. Además, en los próximos meses, tendremos novedades en nuestra línea de productos, que dará solución a un grupo más amplio de personas.